Blog de Psicología

inteligencia-limite

¿QUÉ ES LA INTELIGENCIA LÍMITE?: LA DISCAPACIDAD INVISIBLE

Conceptualizar y definir el término de Inteligencia límite (IL) o funcionamiento intelectual límite (FIL) resulta difícil. A pesar de que el término es utilizado de manera regular por psicólogos, médicos y profesionales del ámbito educativo, no existe una definición que permita identificar a las personas con IL como parte de una entidad nosológica en los principales manuales diagnósticos y clasificaciones internacionales.

La Organización Mundial de la Salud  señala tres criterios básicos que deben cumplirse para establecer un diagnóstico de Inteligencia Límite.

  • Un CI comprendido entre 71 y 84, es decir, por encima del límite establecido para el diagnóstico de discapacidad intelectual y justo por debajo de lo que considera la OMS dentro de la normalidad.
  • Déficit en la capacidad adaptativa al menos en dos de las siguientes áreas: comunicación, cuidado personal, vida doméstica, habilidades sociales/interpersonales, utilización de recursos comunitarios, autocontrol, habilidades académicas, trabajo, ocio, salud y seguridad.
  • Dichas limitaciones tendrán su inicio antes de los 18 años.

Las publicaciones científicas refieren que las personas con inteligencia límite presentan necesidades especiales, derivadas de un nivel de inteligencia limitado, muy similares a las observadas en las personas con Discapacidad Intelectual Ligera. Sin embargo, no cumplen los criterios imprescindibles para ser identificadas como personas con discapacidad intelectual y, hoy por hoy, no reciben ningún diagnóstico específico y, en el caso de recibirlo, se establece a partir de los 12 años. Los últimos estudios neuropsicológicos sobre la edad media en la que se establece el diagnóstico de estas personas lo sitúan entre los 10 y los 16 años.

Esta realidad acarrea como principal consecuencia que la mayor parte de las personas con IL no tienen reconocimiento legal de personas con discapacidad. Esto plantea dificultades a la hora de planificar los apoyos que muchos de ellos/as necesitan y se corre el riesgo de que sus necesidades especiales queden en el olvido. De hecho, el sistema de la Asociación Americana de Discapacidades Intelectuales y del Desarrollo (AAIDD) hace alusión a la necesidad de dar respuesta a las necesidades de la “Generación Olvidada”, refiriéndose a las personas con Inteligencia Límite.

Las dificultades que presentan las personas con IL son más evidentes a partir de la adolescencia. Durante la etapa anterior, en educación primaria, precisan ayuda en el aprendizaje y requieren apoyo para poder cumplir los mínimos establecidos en el currículo escolar. Por esta razón, con frecuencia son etiquetados y estigmatizados por sus compañeros/as y, en ocasiones, por la propia institución, que los considera “vagos” y que perjudican el ritmo de clase. Esta estigmatización les genera ansiedad y dificultad en la interacción social, con lo que su bienestar emocional y su autoestima se ven afectados y resulta frecuente la aparición de problemas de adaptación psicológica.

inteligencia-limite-2

A la hora de señalar características concretas que definen a las personas con inteligencia límite, tenemos que tener en cuenta que ellos/as son tan diferentes entre sí como el resto de la población.  No obstante, diferentes Guías técnicas sobre este campo de estudio, sin pretender realizar un trabajo exhaustivo ni científico, sino sólo una aproximación general a sus características específicas, han señalado las siguientes características:

A nivel general:

  • Desfase entre edad cronológica y mental. A partir de la adolescencia, se hace más evidente la disonancia de capacidad e intereses con personas de la misma edad.
  • Sin rasgos físicos aparentes. Esta aparente “normalidad” tiene ventajas y también inconvenientes: les hace sentirse incomprendidos por familiares, a veces por profesionales, pero sobre todo por parte de las personas con quienes establecen relaciones secundarias.
  • Escasa capacidad de iniciativa y limitada capacidad para generar mecanismos racionales     que les   permitan la resolución de situaciones cotidianas.
  • Reducida capacidad para resolver de forma autónoma situaciones cotidianas.
  • Dificultad de adaptación a situaciones nuevas no previstas.
  • Dificultad para tomar decisiones y resolver conflictos.
  • Dificultad de psicomotricidad (fundamentalmente psicomotricidad fina).

 

A nivel intelectual:

  • Proceso de aprendizaje lento, que necesita más apoyo y más tiempo que sus grupos de referencia, para alcanzar el nivel que viene marcado por su propio Cociente Intelectual.
  • Déficit en la comprensión de dimensiones abstractas.
  • Dificultades de ubicación y organización del espacio-tiempo.
  • Problemas en el desarrollo y comprensión lingüística.
  • Problemas de lectoescritura.
  • Dificultades en la comprensión del valor y gestión del dinero.
  • Buen nivel de memoria selectiva en detrimento de otros tipos de memoria.
  • Dificultades para organizarse, ubicarse. Necesitan mecanizar, repetir la operación y aprenderla siguiendo un modelo previo.
  • Mayor peso de la inteligencia cristalizada (implica la capacidad para enfrentarse a tareas que requieren el entrenamiento, la escolaridad, y la socialización) que de la inteligencia fluida (indica la capacidad para solucionar problemas previamente desconocidos, mediante la adaptación y la flexibilidad).

A nivel psicológico:

  • Inestabilidad emocional.
  • Predisposición a la baja autoestima.
  • Dificultad para tolerar el fracaso y la frustración.
  • Tendencia a la ansiedad y el miedo.
  • Inseguridad personal ante posibles nuevas situaciones y procesos.

A nivel social:

  • Dificultad para relaciones sociales.
  • Dificultad para relaciones afectivas e interpersonales.
  • Dificultades en la asunción de algunas responsabilidades consideradas propias de personas adultas: desarrollo de rol de padre o madre, control de recursos económicos propios y buscar trabajo.
  • Falta de capacidad de improvisación, fuera de sus hábitos.
  • Dificultad de organización de tiempo libre.

En España son varias las Asociaciones que trabajan específicamente con las necesidades que presenta este colectivo. La Asociación en Línea está compuesta por todas aquellas fundaciones y asociaciones que ejercen esta labor a nivel nacional y  que coordinan sus esfuerzos, a fin de ofrecer a las personas inteligencia límite. Puedes visitarlas en el siguiente enlace:

http://asociacionenlinea.org/entidades-miembro/

Andrés Escribano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *