TERAPIA DE PAREJA

Terapia de pareja

TERAPIA DE PAREJA


En la mayoría de los casos, es una persona individual (no ambos) la que se pone en contacto con nosotros. De la misma manera, es común que uno sea el que da la voz de alarma y, el otro sea el que se ve arrastrado. Es muy importante la toma de conciencia (por parte de ambos) de que la relación se está deteriorando y de que los dos están dispuestos a luchar por ella. Si los dos estáis de acuerdo, las posibilidades de éxito en la Terapia serán mucho más altas, ya que tendréis que trabajar a partes iguales, en equipo.
Cuando una de las partes se resiste o no muestra interés, nuestro trabajo será más limitado. En este caso, podemos trabajar de manera individual con la parte interesada en continuar.
Uno de los fallos más frecuentes en la Terapia de Pareja, es que en multitud de ocasiones, la pareja viene a consulta cuando es demasiado tarde. Por este motivo, es como psicoterapeutas, nuestro objetivo no es preservar un matrimonio, sino ayudar a cada miembro de la pareja a expresar y a clarificar sus necesidades y deseos de una manera positiva. Las dificultades del día a día, la rutina, el estrés, etc, pueden llevarnos a un círculo vicioso donde la tónica general sea la pérdida de gratificaciones y una comunicación deficiente. Trabajando en estos puntos y en otros, lograremos mejorar nuestra relación, centrándonos en los aspectos positivos que siguen estando pero que no terminamos de ver y analizando los patrones de comportamiento que nos han llevado a la situación actual. La terapia se lleva a cabo en sesiones conjuntas con la pareja. Algunas sesiones se dedicarán también a cada uno de los miembros de manera separada para ventilar sus emociones. En ocasiones, puede ser necesaria la presencia de otras personas significativas en sus vidas.
La duración es similar a la de la terapia individual.

Este tipo de terapia está indicada para aquellas personas que:

  • La adquisición de conceptos comunes sobre lo que es una relación de pareja.
  • Analizar y comprender el peso de los pensamientos disfuncionales y cómo están influyendo en la forma de sentirse.
  • Capacitar a las personas para generar alternativas a la “forma de pensar antigua”.
  • Entrenamiento en habilidades de comunicación (cómo expresar emociones, cómo aceptar una crítica, cómo pedir una necesidad, saber decir “no” sin sentirse presionado/a, etc.
  • Entrenamiento en negociación y solución de problemas.
  • Afrontamiento en la toma de decisiones.